Parroquia de San Roque- Badajoz

...¡Escucha San Roque!

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio

Perdonar al otro como a uno mismo

E-mail Imprimir PDF

perdn

Era sábado, por aquello del pasado. Sábado  22  de febrero. Y entre todos intentamos desmigar de a poquito,  aquellos ingredientes que se dan en la acción del perdón.

Entre todos también,  nos asomamos al horizonte de una ventana en la que vimos reflejadas nuestras propias experiencias. Escuchamos en tono suave, vivencial, explícito tanto como solicito la voz de Tere de Felipe.  Con los ojos cerrados, cada golpe de palabra  nos empujaba hacía la indicación perfecta para  descubrirnos a nosotros mismos. Cada pulsión hacía que fueran apareciendo en expresiones definidas, aquellos sentimientos  asociados a nuestra propia percepción del perdón: rencor, olvido, dolor, humildad , orgullo , liberación , actitud, impotencia etc .

Y vuelta a empezar.

Aunque como una madeja  enmarañada por cuánto de complicado o complejo puede ser este tema , fuimos tirando hilo a hilo , gesto a gesto . Aprendimos  del otro,  y desaprendimos mucho de lo nuestro. Por aquello de instalarnos una y otra vez en los cimientos de nuestros errores.

Tal vez , todos los que nos reunimos ese día para reflexionar sobre el PERDÓN , así con mayúsculas. Continuemos perdonando igual que siempre en nuestras vidas .Por aquello que perdonar no debería admitir sentido imperativo alguno: Nadie puede perdonar porque se le obligue a ello. Sería como un perdón frustrado .Y cuesta perdonar si nuestro corazón no está en armonía con lo que se cuece en nuestra razón…Y desgarra el perdonar al otro, si en definitiva no podemos perdonarnos a nosotros mismos.

Tere de Felipe nos dio unas claves que significan un bálsamo de lectura fácil sobre el perdón. Resumidas en  premisas, que intuyo cada cual  concede una mayor importancia de unas sobre otras. Cito algunas de ellas:

-          No a la venganza.

-          Compartir la herida de la ofensa con alguien objetivo.

-          Aceptar la propia cólera  y el deseo de venganza. Teniendo en cuenta que no es lo mismo experimentar una emoción, que alimentarla.

-          Perdonarse a sí mismo.

-          Sopesar el hecho de acabar con una relación después que se produzca un daño. O reconstruir esa relación.

Todo el desgarro de la mañana y la tarde. Todas nuestras expresiones envueltas en un dramatismo, propio inicialmente del tema que nos ocupó EL PERDON. Nos envolvió  en una ternura así,  también de a poquito, cuando se encendieron las luces y nos encaminamos hacía nuestras propias reflexiones.

(Participante en el taller del perdón)

Última actualización el Lunes, 03 de Marzo de 2014 10:21  

Newsflash

Desde octubre de 2010, los primeros y terceros jueves de mes, por las tardes, nos venimos reuniendo en los salones de la Parroquia de San Roque un grupo de 30 personas que pertenecemos al Centro de Promoción de la Mujer. Siempre reina un ambiente de confianza y la confidencialidad, pues “no sólo queremos ser un grupo sino que deseamos llegar a ser una comunidad donde compartamos todo”.

Con el paso del tiempo hemos ido aprendiendo a compartir sentimientos, emociones, vivencias y experiencias. Cada vez la participación es más frecuente y activa; no sólo aprendemos a escuchar, sino que estamos dispuestas a cambiar para sentirnos mejor,  no sólo en el grupo los días que nos reunimos, sino en la casa, en el barrio, participando en las actividades de la Parroquia, con la ayuda de Don Luis y Mario, y las hermanas (algunas también participan en nuestras reuniones de los jueves: Tami y Mila). Por  eso, para el grupo es importante “decir en voz alta” en el barrio, en la Parroquia… la experiencia de cada una en el grupo y lo que está aprendiendo; al mismo tiempo que se mantiene un compromiso de no hablar sobre las demás: lo que las demás hablan y hacen en las reuniones se queda en el grupo.