Parroquia de San Roque- Badajoz

...¡Escucha San Roque!

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio

El diálogo, esencial para convivir

E-mail Imprimir PDF

Hablando se entiende la gente, decimos pero no siempre somos capaces de hablar para entendernos, o hablar, de tal manera que queramos entendernos. Sin embargo, las ocasiones en los que lo hemos hecho nos damos cuenta de cómo cambian las ideas que en mí se habían formado y que no eran exactamente así, y, una vez más, descubrimos a la otra persona.

El Papa Francisco, recientemente nos decía: “Para dialogar es necesaria, ante todo, la humildad». Y es que el orgullo impide entablar diálogo, tender puentes, dar el primer paso.

Por lo tanto, para dialogar no hay necesidad de alzar la voz, «sino que es necesaria la mansedumbre». Y, además, «es necesario pensar que la otra persona tiene algo más que yo», Junto «con la humildad y la mansedumbre, para dialogar es necesario hacerse todo a todos», ponerse en el lugar de la otra persona.

«Humildad, mansedumbre, hacerse todo a todos» son los tres elementos básicos para el diálogo. Pero aunque «no esté escrito en la Biblia —puntualizó el Santo Padre—, todos sabemos que para hacer estas cosas es necesario tragar mucha quina; debemos hacerlo, porque las paces se hacen así». Las paces se hacen «con humildad, con humillación», siempre tratando de «ver en el otro la imagen de Dios». Así muchos problemas encuentran solución, «con el diálogo en la familia, en las comunidades, en los barrios». Se requiere disponibilidad para reconocer ante el otro: «escucha, disculpa, creía esto…». La actitud justa es «humillarse: es siempre bueno construir un puente, siempre, siempre». Este es el estilo de quien quiere «ser cristiano», aunque «no es fácil, no es fácil». Sin embargo, «Jesús lo hizo, se humilló hasta el fin, nos mostró el camino».

Un consejo práctico: para abrirse al diálogo «es necesario que no pase mucho tiempo». En efecto, hay que afrontar los problemas «lo antes posible, en el momento en que se puede hacer, cuando ha pasado la tormenta». Inmediatamente hay que «acercarse al diálogo, porque el tiempo hace crecer el muro», tal «como crece la hierba mala, que impide el crecimiento del trigo». Y «cuando crecen los muros, es mucho más difícil la reconciliación, mucho más difícil». De ahí la invitación a «no dejar que pase mucho tiempo» y «buscar la paz lo antes posible».

Así «jamás debe terminar la jornada sin hacer las paces, sin el diálogo que algunas veces es solamente un gesto», un decirse «hasta mañana».

«Tengo miedo de estos muros —afirmó el Papa— que se elevan cada día y favorecen los resentimientos. También el odio».

Pedimos al Cristo de la Paz que nos conceda «a todos nosotros la gracia de construir puentes con los demás, jamás muros» y ser constructores de la paz que nos vino a traer.

Luis Romero Rangel. Párroco de San Roque

 

Newsflash

El 15 de mayo, además de la tradicional celebración de san Isidro labrador, nuestra comunidad parroquial de San Roque se une a la Compañía de María en la celebración de su santa patrona: Juana Lestonnac.

Hija de Ricardo Lestonnac y Juana Eyquem, recibe una educación vinculada con la cultura renacentista que experimentaba Burdeos, su padre era católico y su madre calvinista.

La Reforma Calvinista llega a Francia, y se comienzan a producir las primeras guerras de religión. Juana Eyquem, que es fiel a esta religión, intenta persuadir a su hija con las ideas calvinistas. Juana encuentra refugio en la fe católica gracias a su padre y su tío, el conocido humanista Miguel de Montaigne.

Con la joven edad de 17 años, Juana se compromete con Gastón de Montferrant, barón de Landiràs con el cual tuvo siete hijos. Tras 24 años de matrimonio, Juana sufre la muerte de su marido. Más tarde mueren su hijo mayor, su padre y su tío Miguel, ante estos duros golpes y con 46 años de edad, Juana ingresa en la orden de Las Fuldenses-Cister de Tolosa de Lenguadoc. La dura rigurosidad de la regla, ultrapasa sus fuerzas y ha de dejar la vida monástica.

Tras su regreso del Cister, Juana se retira a sus tierras en el castillo de La Mothe. En 1605 la peste asola Burdeos, tras sobrevivir a la peste, Juana comienza a ayudar a los barrios más pobres. Toma contacto con los jesuítas , relación fundamental por la similitud de ideas con relación a la preocupación sobre los jóvenes.