Parroquia de San Roque- Badajoz

...¡Escucha San Roque!

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Comunidad Infantil La alegría, un valor fundamental en la vida del cristiano

La alegría, un valor fundamental en la vida del cristiano

E-mail Imprimir PDF

La comunidad infantil de la parroquia de San Roque ha estado trabajando durante las últimas semanas un taller cuyo elemento comunidadinfantilcentral era la alegría. El objetivo fundamental de este taller consiste en ayudar a los chicos y chicas a descubrir cómo los cristianos estamos llamados a vivir nuestra fe con la alegría que nace de dentro, la alegría del encuentro con Jesús, que inunda todas nuestras vidas.

Utilizando como herramienta principal el juego, nuestro taller tiene como punto de partida las situaciones de la vida cotidiana que nos hacen estar alegres, y compartir alegría con los demás.

 

En un segundo paso, ayudamos a que descubran la alegría que viene de Jesús, la que está dentro del corazón de cada cristiano y da sentido a todo lo demás.

El tercer paso es invitar a compartir esa alegría, de modo que no sea algo que queda para cada uno, sino que alegre a todos. Para llevar a cabo esta tarea, se programan diferentes acciones: el juego de la fuente de la alegría, un momento de oración de acción de gracias, compartir lo descubierto en la celebración de la eucaristía, y contagiar esa alegría a los compañeros de clase, por medio de acciones sencillas y concretas… Una bonita experiencia!

 

Newsflash

El 15 de mayo, además de la tradicional celebración de san Isidro labrador, nuestra comunidad parroquial de San Roque se une a la Compañía de María en la celebración de su santa patrona: Juana Lestonnac.

Hija de Ricardo Lestonnac y Juana Eyquem, recibe una educación vinculada con la cultura renacentista que experimentaba Burdeos, su padre era católico y su madre calvinista.

La Reforma Calvinista llega a Francia, y se comienzan a producir las primeras guerras de religión. Juana Eyquem, que es fiel a esta religión, intenta persuadir a su hija con las ideas calvinistas. Juana encuentra refugio en la fe católica gracias a su padre y su tío, el conocido humanista Miguel de Montaigne.

Con la joven edad de 17 años, Juana se compromete con Gastón de Montferrant, barón de Landiràs con el cual tuvo siete hijos. Tras 24 años de matrimonio, Juana sufre la muerte de su marido. Más tarde mueren su hijo mayor, su padre y su tío Miguel, ante estos duros golpes y con 46 años de edad, Juana ingresa en la orden de Las Fuldenses-Cister de Tolosa de Lenguadoc. La dura rigurosidad de la regla, ultrapasa sus fuerzas y ha de dejar la vida monástica.

Tras su regreso del Cister, Juana se retira a sus tierras en el castillo de La Mothe. En 1605 la peste asola Burdeos, tras sobrevivir a la peste, Juana comienza a ayudar a los barrios más pobres. Toma contacto con los jesuítas , relación fundamental por la similitud de ideas con relación a la preocupación sobre los jóvenes.