Parroquia de San Roque- Badajoz

...¡Escucha San Roque!

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Comunidad Infantil La alegría, un valor fundamental en la vida del cristiano

La alegría, un valor fundamental en la vida del cristiano

E-mail Imprimir PDF

La comunidad infantil de la parroquia de San Roque ha estado trabajando durante las últimas semanas un taller cuyo elemento comunidadinfantilcentral era la alegría. El objetivo fundamental de este taller consiste en ayudar a los chicos y chicas a descubrir cómo los cristianos estamos llamados a vivir nuestra fe con la alegría que nace de dentro, la alegría del encuentro con Jesús, que inunda todas nuestras vidas.

Utilizando como herramienta principal el juego, nuestro taller tiene como punto de partida las situaciones de la vida cotidiana que nos hacen estar alegres, y compartir alegría con los demás.

 

En un segundo paso, ayudamos a que descubran la alegría que viene de Jesús, la que está dentro del corazón de cada cristiano y da sentido a todo lo demás.

El tercer paso es invitar a compartir esa alegría, de modo que no sea algo que queda para cada uno, sino que alegre a todos. Para llevar a cabo esta tarea, se programan diferentes acciones: el juego de la fuente de la alegría, un momento de oración de acción de gracias, compartir lo descubierto en la celebración de la eucaristía, y contagiar esa alegría a los compañeros de clase, por medio de acciones sencillas y concretas… Una bonita experiencia!

 

Newsflash

Desde octubre de 2010, los primeros y terceros jueves de mes, por las tardes, nos venimos reuniendo en los salones de la Parroquia de San Roque un grupo de 30 personas que pertenecemos al Centro de Promoción de la Mujer. Siempre reina un ambiente de confianza y la confidencialidad, pues “no sólo queremos ser un grupo sino que deseamos llegar a ser una comunidad donde compartamos todo”.

Con el paso del tiempo hemos ido aprendiendo a compartir sentimientos, emociones, vivencias y experiencias. Cada vez la participación es más frecuente y activa; no sólo aprendemos a escuchar, sino que estamos dispuestas a cambiar para sentirnos mejor,  no sólo en el grupo los días que nos reunimos, sino en la casa, en el barrio, participando en las actividades de la Parroquia, con la ayuda de Don Luis y Mario, y las hermanas (algunas también participan en nuestras reuniones de los jueves: Tami y Mila). Por  eso, para el grupo es importante “decir en voz alta” en el barrio, en la Parroquia… la experiencia de cada una en el grupo y lo que está aprendiendo; al mismo tiempo que se mantiene un compromiso de no hablar sobre las demás: lo que las demás hablan y hacen en las reuniones se queda en el grupo.